Usted está aquí

¿Emprender por necesidad o por oportunidad? La nueva generación de emprendedores

Por: Viviana Gamarra

La palabra emprender está llena de prejuicios y paradigmas, incluso la definición que encontramos publicada por la RAE indica que es “dar inicio a una obra o negocio que especialmente encierran dificultad o peligro”, la realidad es que diariamente emprendemos acciones para solucionar situaciones cotidianas, por lo que emprender es más fácil de lo que parece. 

Ahora bien, si lo llevamos al contexto empresarial, donde las acciones están dirigidas a la generación de recursos económicos, entonces, estas acciones deben estar estructuradas y tener propósitos específicos. Los emprendedores no están solos en esta tarea, por ejemplo en nuestro país, existe la ley 1040 de 2006 que apoya la formación para el emprendimiento y el fortalecimiento del mismo en los ciudadanos, entonces la gran pregunta es ¿qué se espera de esta nueva generación de empresas?, sencillo: que la base de su creación sea la oportunidad y no la necesidad.

El emprendimiento por necesidad está motivado por el instinto de subsistencia; la baja probabilidad de emplearse motiva al individuo a iniciar negocios sin visión de crecimiento, con bajo nivel de ingresos, sin valores agregados y con bajas expectativas de impactar positivamente en el entorno social. Los negocios de estas características mantienen esquemas tradicionales sin llenar vacíos de mercado y por lo general tienen ciclos productivos limitados.

Al contrario, cuando el emprendimiento se hace por oportunidad es una alternativa evaluada y escogida, se convierte en una opción de vida con proyección y planes de expansión, este tipo de negocios tienen esquemas innovadores, conocimientos especializados y potencial de internacionalización, el impacto en el entorno es positivo y dinamiza el sector económico al que pertenezca; se convierte en generadora de empleo y se vuelven sostenibles en el tiempo.

Crear una empresa de alto impacto no es fácil, en proporción, de aproximadamente  6 056 empresas en el 2010 solo el 4.68% se lograron consolidar como EAI, sin embargo, son las mayores generadoras de riqueza, esta pequeña parte de nuestro tejido empresarial es el que mayor volumen de ventas obtiene y por ende mayor utilidad operativa.

Algunos estudios han demostrado que por ejemplo, estas empresas tienen equipos directivos jóvenes (entre 26 y 40 años), han tenido inversionistas desde sus inicios y llegan a mercados internacionales, ahora bien,  describirlas es muy sencillo, pero, ¿cómo ser el generador de una idea de negocio que se convierta en una EAI?, ¿qué tienen de particular los emprendedores que lideran estas organizaciones? Después de investigar múltiples teorías, encontré una que se centra netamente en la persona: Psicología del emprendimiento, editado por los psicólogos J. Robert Baum, Michael Frese y Robert Baron; hay 7 rasgos dentro de este libro que, por mi experiencia evaluando negocios y visitando empresas son muy acertados:

  1. Orientación al logro: no importan los obstáculos, llegan a la meta sin excusas
  2. Innovación: encuentra múltiples alternativas
  3. Locus de Control Interno: controlan las cosas que pasan actuando sobre ellas
  4. Autoeficacia: se sienten capaces de realizar tareas concretas
  5. Autonomía: no necesitan supervisión para llevar a cabo planes de acción
  6. Propensión al riesgo: tiene tolerancia y actitud positiva a la incertidumbre
  7. Ser Proactivo: tienen iniciativa, identifican oportunidades y actúan sobre ellas.

Los emprendimientos exitosos están directamente relacionados con que quien ejecuta, tiene una visión global del entorno, analiza las causas y los efectos de todas sus acciones y las áreas que impactará, es un emprendedor innato, pues lleva en su ADN el espíritu de la innovación y explota el cambio como una oportunidad. 

Califica esta página: 
Promedio: 4 (1 voto)

También le puede interesar

Contáctenos

Nuestros canales de atención están para dar respuesta a sus solicitudes de manera rápida y eficaz.

Ver más